La depresión vietnamita (primera parte)

Tal vez armé una tormenta en un vaso de agua al pisar tierra vietnamita. Tal vez la depresión resultó de un cóctel de orgullo herido, choque cultural, incomprensión o sensación de debilidad… el caso es que a seis meses de viajar sin tiquete de regreso, llegó la crisis, de aquellas que pocos viajeros hablan, entre los mares de “selfies” y frases de motivación.

El río cerca a la Ciudad Vieja de Hoi An por la noche me recuerda que hay luz en la oscuridad. Sí, porque ayer me di cuenta que seis meses atrás estaba saliendo de El Dorado en Bogotá para iniciar este #viaje que me ha dado tantas alegrías, pero también alguna que otra crisis como la que estoy viviendo en #Vietnam. Como lo leen… a veces a muchos "influencers" les encanta mostrar que todo es color de rosa #viajando pero no! También hay tristezas y millones de dudas. A mis 6 meses sin tiquete de regreso pongo algunas de las que me asaltan: Es hora de parar esto ya? Es hora de quedarme quieta en algún lugar y enfrentar la pregunta de qué es lo que quiero realmente? Me hace falta mi carrera, me hace falta hacer periodismo serio y presentar: debería volver a intentar en #Colombia? Tal vez en otra ciudad? Se puede disfrutar de un viaje sin dinero? Cuántas oportunidades le damos a un país para que nos guste? Hay que darle "oportunidades" a un país o dejamos que las primeras impresiones nos nublen la vista? Yo me aferro a las lucecitas nocturnas, porque siempre hay algo que nos alegra, en momentos tenebrosos. Viene un post lleno de preguntas, aunque tal vez no de respuestas, en el #blog… porque hay mucho más allá de una "selfie" de viaje. #viajar #domingo #travelblogger

A post shared by Vieja que viaja (@viejaqueviaja) on

Aterricé en la ciudad de Ho Chi Minh (HCMC), sur de Vietnam, desde Yangon (Myanmar) entre agradecimiento por Birmania, por haberme regalado experiencias que poco podría describir, y expectativa por conocer, por fin, aquel país capaz de vencer a colonizadores, invasores y superpotencias.

(PARÉNTESIS: Ya muchos saben que le doy prioridad a los viajes por tierra para ahorrar y conocer más de los lugares que visito, pero la visa de Myanmar exigía salir por avión si entraba por frontera terrestre, así que puse en Skyscanner “a cualquier lugar” y me apareció HCMC a buen precio. Así que allá terminé).

Mi primera impresión fue de comodidad: había pasado de vivir en la Edad Media (que era Birmania, con muy mala conexión a Internet, y de calles sucias, negras y rojas, teñidas por los escupitajos de nueces de betel), a la modernidad de la ciudad más grande de Vietnam.

Estaba feliz de volver a hostales de calidad y limpios, sobre todo. Por eso, y pese a la nostalgia, llegué con una gran sonrisa a Vietnam. Visité un par de días esta ciudad ultra motorizada (la de mayor densidad de motos por habitante en el mundo), para pasar a Can Tho, más en el sur, porque allí vive una una amiga de la familia.

*English below No me resistí a tomarme esta foto de turista total en los túneles de Cuchi, donde los guerrilleros del vietcong se escondían y atacaban durante la guerra de #Vietnam. Está llenísimo de gente, sí, pero es una visita muy interesante para hacerse a la idea de cómo este país, tan pequeño en comparación con Estados Unidos, logró vencer a la superpotencia, pese a enfrentarse a tanques, bombas, aviones, muchas otras armas y ataques químicos como el agente naranja. Obras de ingeniería que ahora son destino turístico en Ho Chi Minh, y que sorprenden además por su estrechez, no apta para altos ni personas de tallas grandes😅😅😅 🇬🇧I couldn't resist taking this picture (as every other visitor around) at the Cuchi tunnels, near Ho Chi Minh city, south Vietnam. The place where vietcong guerillas used to hide and attack US soldiers, so near to their headquarters. Impressive how narrow they are and their engineering #viajar #amoviajar #traveler #southeastasia #viejaqueviaja

A post shared by Vieja que viaja (@viejaqueviaja) on

Entonces, conocí a una mujer en el bus. Fue un acercamiento demasiado raro, premonitorio de lo que vendría.

La señora no hablaba inglés y me mostraba su teléfono para que le contestara una llamada, lo que rechacé inicialmente: ¿Quién me iba a contactar a través de ella, cuando era una completa desconocida y apenas habíamos cruzado dos palabras?

Ante tanta insistencia, terminé aceptando.

– Hello?
– (Traduccido) Sí, que mi mamá quiere que nos des clases de inglés. Dale tu teléfono y ella te llama mañana.

Estaba confundida: escasamente habíamos intercambiado un “hello” y “bye”, y ya tenía ese trabajo. Luego me daría cuenta de que en Vietnam lo que más importa es que te veas como extranjero: al competir por un empleo de este tipo, puede que un local que haya vivido fuera hable mejor inglés que un francés, por ejemplo, pero el hecho de ser blanco (si es que lo es) inclinará la balanza a favor del segundo.

Lo que también me llevaba a preguntarme el porqué de mi caso, si soy morena y  ellos odian este color (las cremas blanqueadoras causan furor, y se tapan hasta las manos cada vez que salen a la calle para que no les dé el sol…)

Pero bueno: le di mi teléfono y al llegar a casa de la amiga de mi madre (que es un amor), ambas hablaron en vietnamita. ¿Conclusión? Empezaría al siguiente día. Y no solo eso: la señora quería que me mudara a su casa porque aparte del sueldo (que era poco, comparado con lo que pagan en Vietnam por una hora de clase de inglés), me daban alojamiento y comida.

– ¡La señora te adora!, me informaba nuestra amiga vietnamita. – Dice que eres muy bella, aseguraba.

Estaba escéptica: no podía ser que una mujer con la que había cruzado dos palabras “me adorara” solo porque le gustó mi cara.

En fin, como necesitaba parar un tiempo (porque moverse cada tres días también cansa) y hacer algo de dinero, acepté. Al día siguiente empecé a vivir en aquella casa de tres pisos que era también pastelería. Tenía mi propio cuarto, con baño, y un piso entero de la casa para mi sola. El trato no pintaba nada mal…

Uno de los botes en el mercado flotante de Can Tho, #Vietnam. No es tan colorido como los turísticos de #Tailandia pero es más natural😀. Venden más que todo frutas y verduras, son más baratas que en tierra firme, y allí mismo donde las venden, viven sus comerciantes. Así que entre los productos puedes ver ropa por ahí colgando, jejeje🙄 🇬🇧One of the boats that are part of the floating market in Can Tho, Vietnam. Not as colourful as the ones in #Thailand but more natural😏. They sell overall fruits and vegetables, which are cheaper than in land, and their vendors live in the same boat so it can be usual to see some clothes hanging around the products😅. #travel #backpacker #mochileros #southeastasia #asia #viajeros #canon #instashoot

A post shared by Vieja que viaja (@viejaqueviaja) on

Orgullo herido

Empecé pues, a trabajar. Se me dijo desde un comienzo (siempre a través de la amiga de mi mamá) que daría clases 5 veces por semana, a dos de las hijas de la señora.

El primer día pregunté a qué horas iniciábamos y solo respondían “relax, relax”. Me sentía mal de no cumplir con mi parte del trato (aunque nunca por mi culpa).

Finalmente, empecé. Las niñas tenían un nivel muy bajo y tenía que hablarles todo el tiempo para sacarles un par de palabras. Aparte de eso, cuando no era la hora de la comida, pasaban encerradas en sus cuartos, por lo que practicar fuera de esos horarios era bastante complicado.

Entonces, di por hecho que las conversaciones serían únicamente a la hora de la clase o durante el desayuno, almuerzo o cena. Fuera de esos momentos, me dedicaba a visitar a la amiga de mi madre, a dar una vuelta por la ciudad, o a escribir o editar videos para esta humilde página.

Ayer fui al mercado flotante de Can Tho, #Vietnam, y antes de empezar, ya pintaba bien la cosa. Este es el panorama desde el mercado en tierra. Los sombreros son reales y el ambiente pues… muy natural, como me gusta. Sin embargo, me chocó bastante ver como preparaban el pescado… los pobres aún estaban vivos y les empezaban a cortar todo aún moviéndose… No!! Qué dolor!!! 🇬🇧Yesterday I went to Can Tho's floating market. Things seemed well before starting. This was the view before taking the boat. The hats are natural and the environment, authentic. But there was something that shocked me and was seeing how they prepare the fish… they were still moving and alive and people just cut them in parts like that!! So horrible… #viajar #travel #igersvietnam

A post shared by Vieja que viaja (@viejaqueviaja) on

A veces, me comentaban los amigos vietnamitas que la señora de la pastelería requería que yo estuviera disponible para cuando sus hijas no pudieran coincidir. Asentí, aunque igual me seguía pareciendo extraño: nunca obtenía respuestas serias sobre su disponibilidad (por eso, imaginé que todas las clases serían en la noche, como el primer día).

Y en todo caso, la mujer de la casa solo repetía “very good, very good”, y sonreía todo el tiempo, por lo que jamás imaginé que hubiera algún malentendido.

Luego, me prohibió hacer deporte con el TRX, que es como entreno cuando estoy viajando.

¿La razón? Que hacía “mucho ruido” (únicamente lo hacía cuando me tocaba sentadilla – salto, o tijera – salto, por el peso) y eso le provocaba “dolor de cabeza”, según su hija. Mi reacción, antes de renunciar a una de las actividades que más disfruto, fue preguntar por qué. Por lo visto, el cuestionamiento fue mal visto por mi “empleadora”.

Luego de un par de días más, y cuando estaba jugando con la hija de nuestra amiga vietnamita, la mujer de la pastelería llamó. Minutos después, ella colgó, preocupada.

– ¿Qué pasa?, le dije.

– La señora no está contenta contigo. Dice que siempre estás ocupada, que no das la cantidad de clases necesarias, que cuando estás en casa, te encierras en tu cuarto y que cuando las niñas te van a buscar, siempre tienes la puerta cerrada. Además dice que cuando te dijo lo del deporte, tú te molestaste.

Como a un perro

¡¡¡Qué cosa más rara!!! A mi parecer, eran ellas las que vivían entre paredes todo el día, por lo que opté por actuar de la misma forma. Aparte, jamás me comunicaron de ningún cambio… tampoco tocaron a mi puerta para preguntarme nada. Al punto de que ni siquiera hacían las tareas ni iban a la hora acordada.

Le expliqué a la amiga que para mi resultaba imposible leer la mente sin que se me informaran las cosas.

Pero la señora ya se había armado una idea de mi y nada en el mundo la haría cambiar de opinión. Eso yo ya lo sabía porque la terquedad en algunos países del sudeste asiático llega a niveles extremos (en Tailandia, un par de episodios me hicieron comprenderlo: cuando están convencidos de algo, es muy difícil hacerles cambiar de opinión).

Entonces, acordamos que me iría ese mismo día. Cuando llegué a la pastelería, intenté explicarle a la mujer con Google Translate que todo era producto de la desinformación. No con el ánimo de seguir allí, obviamente, sino para dejar claras las cosas.

No le importó (dicho y hecho, nada en el mundo le haría cambiar lo que ya pensaba) y me fui con el orgullo herido porque nunca, en ninguno de los sitios donde he trabajado ni como periodista ni en otra actividad que no tenga que ver con mi carrera, me habían echado como a un perro.

La mujer pasó de adorarme a odiarme en tan solo cinco días.

(La historia continuará en la próxima entrada)