5 razones para preferir hostales al viajar

Que son antihigiénicos o faltos de privacidad, que solo van extranjeros o no sirven para descansar como se debe mientras viajas… Algunos mitos urbanos aún hacen del hostal y su filosofía algo desconocido en Colombia, aunque el repunte del turismo está derribando estas barreras.

Mi historia con ellos empezó fuera del país, cuando viví unos meses en Estados Unidos hace casi una década, y me enamoré de su cultura de solidaridad, tranquilidad y tolerancia. En los hostales compartes cuarto, dejas tus cosas en la cama, incluso enchufadas en el baño, y nadie las toca. ¿Poner candados y esconder lo de valor? Se puede, por supuesto, pero si no lo haces, nada pasa. Aunque compartas, el respeto a los espacios es una de las máximas.

Muy diferente a lo que conocía hasta el momento. Y lo que era una novedad en mis primeros viajes sola, se ha convertido ahora en el pan de cada día.

En Colombia he escuchado decir, de quienes jamás han ensayado esta opción, frases que no siempre son ciertas. Que a veces me suenan a excusa para decir que prefieren hoteles mega lujosos y así mostrar a los demás que gastan lo que no tienen.

((Por supuesto, las formas de viajar dependen de cada cual, pero no por eso hay que demeritar otras porque sean baratas)).

Al punto: desde Bunc Hostel, mi casa por estos días (donde por cierto, duermo en una camita deliciosa) en Singapur, me declaro fiel defensora de estos hospedajes por las siguientes razones:

  1. Son baraaaaatooooooosssss

Si queremos ahorrar, el hostal es ideal porque permite pagar por una cama únicamente y su espacio relacionado. Mientras más gente tenga el cuarto (o sea más camas puestas en literas), menor costo. Los baños también son comunitarios.

Estos son los baños y el lavamanos del baño de mujeres, en el tercer piso de Bunc Hostel, Singapur
Estas son las duchas en el mismo lugar

Si tu foco son los nuevos sitios y aprender de culturas diferentes – en vez de dar prioridad a encerrarse en una habitación – no necesitas más que esto: lo que buscas está afuera.

Les muestro una ordenada porque la mía está vuelta un caos jejeje

Pero si también quieres pasar un tiempo de relax, los hostales también funcionan porque… ¡compartir con desconocidos tampoco está tan mal!

  1. Conoces gente

En el hostal siempre conocerás gente nueva, y no cualquiera sino aquella que muy seguramente comparte tu pasión. Gente que se adapta, que viaja sola, que rompe prejuicios y hace realidad sus sueños sin pensarlo tanto.

Ya sea con compañeros de cuarto, de cocina o de áreas sociales, siempre tendrás con quien compartir unos minutos, salir a visitar lugares o, incluso, ir de rumba.

Julie, mi roommate escocesa y compañera de aventuras, que me sacó un par de sonrisas

En mi caso, los hostales me han permitido hacer nuevas amistades, practicar idiomas y recargarme de motivación para seguir viajando, por las historias de viajeros experimentados que he conocido allí. Mejor dicho, una “universidad de la vida”, más enriquecedora que un libro de viajes o una clase de geografía.

  1. Puedes cocinar

Algo que no permiten los hoteles tradicionales y que es esencial para ahorrar es la cocina. En los hostales tienes estufa, microondas, ollas, platos, y en general, todo lo necesario para una comida básica, sin destinar gran presupuesto en ello.

En Bunc Hostel, por ejemplo, tienes acceso a una estufa eléctrica si la pides. Además hay lavandería

Además, a veces puedes cocinar con otros huéspedes y tienes compañía en la mesa. Otra razón para preferirlos, cuando viajas únicamente con tu mochila y tu sombra.

Una nevera comunitaria permite gastar menos dinero en comida. En Bunc Hostel dejas tus cosas en bolsas con una etiqueta y así se sabe que es tuyo
  1. Las áreas comunes

Es una cuestión cultural. Todo hostal tiene sus áreas sociales porque ese es el alma de este tipo de hospedaje: hacer que te sientas en casa. Una sala, un comedor, un espacio para distraerse… bar, billar, ping-pong o lo que haya para reunir a la gente, están a la orden del día.

El comedor del primer piso en Bunc Hostel, Singapur
  1. Quedan en lugares accesibles, y cerca al transporte público

Muchos hostales han sido creados por viajeros y para viajeros. O si no, sus dueños tienen claro que quienes se quedan allí son mochileros o turistas de bajo presupuesto. Eso significa que los huéspedes no suelen tomar taxis, ni comen en restaurantes de miles de estrellas Michelín.

Entonces, el acceso a la movilidad y la cercanía a sitios centrales o donde se pueda comprar comida y cocinar, también son un plus.

Este hostal, por ejemplo, está a dos calles de la estación de metro Rochor, en Little India. A 20 minutos del Marina Bay, caminando

¿Tienes otra razón que agregar? ¡Cuéntala aquí!

Si quieres saber de otros tipos de hospedaje, échales un ojo en este post

Agradecimiento especial a Bunc Hostel por invitarme a conocer sus instalaciones 😀

Deja un comentario