Me cansé de Bagan

Creía que estar en Bagan sería el clímax del viaje por Birmania, por lo que significaba ver sus miles de estupas desde lo alto. Sin embargo, al cabo de 4 días terminé cansada y hasta hastiada de esta ciudad que muestra lo peor de un turismo aún incipiente en el resto del país.

Y es que lo que más me gustaba de Myanmar, que era hablar con sus habitantes –de los más sonrientes que haya conocido en la vida-, quedó derrumbado en la que fuera antigua capital del reino de Birmania.

La regla es sencilla: en Bagan no puedes mantener una conversación con casi ningún local. Lo sé, suena radical pero así es. Y no porque no hablen inglés -porque sobre todo en esta zona lo dominan-. Es más, hasta conocí a quienes hablaban español como si hubieran nacido en alguno de nuestros países. La cuestión es que todo gira alrededor de un interés: deberás comprar algo a cambio de esa “amabilidad”.

No eres persona: eres un saco de dinero andante. Así, en el templo Dhammayangyi, uno de los más grandes y vistosos, hablé con una chica local que me explicó que aparte de los Budas que están a la vista, hay otros que fueron tapados con muros para evitar que las estructuras del edificio (huecas para mostrar a los Budas) se cayeran con los constantes terremotos. Estaba encantada con semejante explicación hasta que sacó los libros que vendía al final de la charla.

Adiós, #Bagan! Dramático atardecer el del otro día. Se veía medio despejado y de un momento a otro, el viento trajo esta tormenta. Corrimos a escondernos porque estábamos en una torre… y paró un momento la lluvia. Subimos de nuevo a ver los colores que se medio veían entre nube y nube… y tal vez fue el mejor que tuve durante estos días en la ciudad. Y ahora.. hola, #Yangon! 🇬🇧 Bye Bagan! And goodbye, with a dramatic #sunset. It seemed without clouds but the wind brought those huge ones with a powerful storm. We ran to find shelter (because we were at the top of a tower) and suddenly, the rain stopped. Ran again to see the colours among the clouds and maybe it was the best during these days in the city. Btw… hello, Yangon!! #travel #viajar #viejaqueviaja

A post shared by Vieja que viaja (@viejaqueviaja) on

Por supuesto, fue tan buena que tuve que comprarle un libro. No resultó tan grave: hace rato estaba buscando ese ejemplar: “Los días de Birmania”, de George Orwell. Pero no me gusta sentirme presionada y menos cuando no me advierten desde antes que la información o la simpatía tienen precio.

Además de que venden todo a unos precios exagerados (a ver quién cae). Algo que no había notado en Myanmar. De hecho, me parecía genial que te dieran un precio justo o el mismo de los locales, sin tener que regatear (hablando de ventas, claro, porque en la entrada a los templos no aplica).

Al menos así era en otras partes del país. Pero otra cosa era Bagan. A mi amiga Nikki (a quien conocí viajando y a quien presento en este video) le vendieron dos libros por 17.000 kyatts cuando en una tienda normal valían 3.500 cada uno.

Las pinturas en los templos también las venden por 20.000 o 30.000 kyatts cuando en las consigues en locales por 5.000.

Me cansé de Bagan. Me cansé de que me persiguieran y me sonrieran a cambio de dinero.

Las conversaciones

Me cansé de que me preguntaran si quería “longyis” (las faldas largas que usan tanto hombres y mujeres en Myanmar). Al punto de que esta terminó siendo la conversación repetida “n” veces durante esos cuatro días:

– ¿Te gustan los “longyis”?
– Sí, me gustan los “longyis”
-¿Quieres comprar uno?
– No
– ¿Por qué no, si te gustan los “longyis”?
– Me gusta como se les ven a ustedes pero no quiero ninguno para mi
– ¿Y para otros?
– Para nadie. Me pesa la mochila

Y al cabo de cinco minutos, de nuevo las mismas preguntas. La misma persona u otra. Como buitres al acecho.

Segunda conversación más recurrente:

“¿Quieres ir a un buen sitio para ver el atardecer? Conozco uno sin gente”. Luego te llevan, subes a la terraza o pagoda, hablas un rato, y después de que oscurece, la estocada final: “Soy pintor. Acá traigo mis obras para que las mires”. Si les dices que no llevas dinero, te sugieren acompañarte al hotel o adonde sea para que las compres. Pueden resultar demasiado insistentes.

Otro día, un adolescente que me vio en la moto eléctrica, a eso de las 5 pm, se paró a preguntar: “¿Buscas un buen lugar para el atardecer?”. Por inercia, ya fastidiada por lo que imaginé que venía, respondí: “Lo siento, no voy a comprar nada”. Indignado, me gritó que no pensaba venderme nada y me dejó hablando sola.

Más:

– ¿Quieres comprar faldas/pinturas/artesanías?
– No.
– ¿Estás segura?
– Sí.
– ¿Tal vez después?
– No.
– ¿Me prometes que lo pensaras?

Y más:

–  ¿Adónde vas? (Cómprame algo)

– ¿De dónde eres? (Cómprame algo)

– Hermoso país (cómprame algo)

– Eres muy linda (cómprame algo)

Regalos y zapatos

Otros te hacen “regalos” recién llegas a algún templo. Un día, entrando a uno grande, todos los vendedores estaban listos para plantar su prendedor de mariposa en la camisa de los incautos. Como nada es gratis en esta vida, lo rechacé.

– ¿Te vas a negar a un regalo?
– Sí, no necesito nada, puedes darle el prendedor a otra persona. Yo no lo voy a usar.
– Bueno pero… ¿pasarás luego por mi tienda?

Al finalizar la visita, ninguno de los que había recibido el “regalo” se salvó del acoso.

– ¡Ven a mi tienda! ¡Yo te di el regalo!
– ¿No vas a comprar nada? ¡Tu amiga compró!

O peor: les mueven los zapatos de sitio (porque siempre hay que quitarse los zapatos para entrar a los templos) y los ponen justo al frente de las tiendas para que tengas que pasar, sí o sí, por ese lugar. La presión solo causa el efecto contrario.

En cualquier lado sale una buena foto. Esto es #Bagan, #Myanmar y esos son mis nuevos pantalones de Aladino! Jajaja, ya tocaba comprar ropa porque los pantalones largos que traje (aptos para templos) estaban todos rotos😅. Ha estado nublado tanto en el amanecer como en el atardecer así que aún no he agarrado esos colores rojizos entre las estupas. Seguiré a la espera por estos días!! 🇬🇧 In each part of Bagan you achieve a good picture. And those are my new Aladin pants!! Ahaha. Time to buy new clothes 'cause every long pants (proper for temples) that I had were already full of holes 😅. The sunrise and sunset have been cloudy, though. I will keep waiting during these days #viajar #travel #mochileros #backpacker #viejaqueviaja #me #worldnomads #myanmarburma #igersmyanmar

A post shared by Vieja que viaja (@viejaqueviaja) on

Luego están los niños que venden sus garabatos del colegio, u otros que vienen a pedirte monedas de tu país. Al principio no lo entendía mucho. Hasta pensé en ir al hotel y darles unos pesos colombianos. Pero ese no era el punto. Lo que realmente querían eran monedas fuertes: euros o dólares para cambiarlos luego a la local (si supieran que un peso colombiano no vale nada!!!!)

Y para terminar de completar, los hostales te llegan a pedir hasta 20 USD por una cama en cuarto compartido. Ah, y los extranjeros deben pagar una entrada de 25.000 kyatts (18 USD) en la ciudad.

Bagan, definitivamente, no era para mi. Muy bonita, sí, pero de lejitos

2 thoughts on “Me cansé de Bagan

    1. Sí, tienes razón! Aunque después de todo lo que había vivido en Birmania, pensaba que sería lo contrario. La verdad es que el resto siempre fue muy auténtico… excepto Bagan. Ni modos! Muchas gracias por pasarte y por tu comentario 😀

Deja un comentario