La sorpresa de cruzar a China por tierra

china_yangshuo

Tenía miedo de ir a China. Me daba pánico tener que seguir peleando sola en países ajenos y tan opuestos a nuestra cultura, después de lo que viví en Vietnam.  Sobre todo porque los estereotipos de China se resumían en la siguiente frase: “Si la pasaste mal en Vietnam, prepárate. Los chinos son peores“.

La idea entre los extranjeros que conocí en Hanoi era que los chinos respetaban aún menos el poder de la palabra, las promesas y los contratos: “Venden hasta a la mamá”, solía escuchar. Eran escandalosos, maleducados, sucios, andaban en masa a todas partes, y si te los encontrabas en soledad, caerías como Mufasa en el clásico de nuestra generación, el famosísimo Rey León. Esas, aclaro, eran las frecuentes advertencias.

Ni qué decir de la imagen que tienen de ellos otros asiáticos. Los vietnamitas se ofenden si les dices que se parecen a los chinos (pese a que también celebran el Año Nuevo Lunar y tienen algunas costumbres similares).

En Laos, y en temporada mega alta por la fecha antes citada, los locales se quejaban de la “invasión” del norte que llegaba por esa época (pese a recibir buen dinero del turismo chino). Igualmente en Tailandia, en Camboya… y en Hong Kong, ¡ni se diga! Aunque dada toda la historia de esa Región Administrativa Especial y su pasado colonial británico, era algo más comprensible.

View this post on Instagram

*English below . En Hong Kong hice #couchsurfing : los precios de los hostales llegan al cielo y los hoteles ni se diga. Pero ese no es únicamente el objetivo de esta red!! Es también compartir con quien te aloja, pasear, contarle de tu país y más. . Cheng fue un #host de lujo en esta ciudad donde el dinero se ve en cada esquina. @therealdanieltraveler me lo presentó así que aparte de la red había alguien que me lo había recomendado y por eso llegué tranquila a su casa. . Allí me terminé encontrando a Noelia, una española que había conocido en Tailandia aunque nunca guardé su contacto. Ella se fue después a Malasia, regresó a Madrid, luego Indonesia… y qué sorpresa cuando la veo en la casa de Cheng. Dije… yo a ti te conozco!! Jaja… sobra decirque ella no me reconoció por mi pelo rizado 😂😂😂. . El mundo es un pañuelo, definitivamente!!! . 🇬🇧 In Hong Kong, I did couchsurfing: the hostel and hotel prices are as high as its skyscrapers… but this is not the only objective of this website! It is also to share moments, culture and good vibes! . Cheng was my host in HK, a really nice person, and Noelia was my couch-mate😂😂. Such a coincidence: I had met her in #Thailand but never kept her contact. She went then to Malaysia, back to Spain, then Indonesia… and It was a surprise when I get to Cheng's home and see her there😂😂. . The world is really small!!!

A post shared by Paula Carrillo 🌏 traveler 👩 (@viejaqueviaja) on

En Mongolia, cuando un amigo mexicano quiso practicar chino con un mongol que conocía la lengua, otros locales le rogaron prudentemente que no hablara ese idioma en Ulan Bator, si no quería recibir malos tratos.

Vamos, que prácticamente en ningún lugar de Asia había escuchado nada bueno de los chinos. Nada es nada. Todos odian a los chinos. ¿Y ellos a quiénes odian? Pues a los japoneses. Y así, en el transcurso de ese año y medio que pasé sola en Asia fui descubriendo una seguidilla de odios internos que, por supuesto, no había aparecido de la nada.

Estaba motivada por la turbulenta historia de invasiones y guerras en Asia cuyas consecuencias no se podían borrar de tajo. Aparte, claro, de la todopoderosa economía china, con tentáculos en todas partes.

“Bienvenida a China”

Crucé a China desde Hanoi. Apenas obtuve la visa, y recuperé los diplomas que mi empleador vietnamita pretendía robarme, pasé la frontera. No lo creía. Habían sido ocho meses de pesadilla. ¿Salir de Vietnam? ¿Definitivamente? Necesitaba pellizcarme para creérmelo. De alguna manera, ese país me hacía sentir hundida en un pozo sin fondo. Allí me veía gritar y escuchar mi propio eco… sin respuesta.

Había intentando escalar del hoyo y salir por todos los medios. Había luchado y finalmente ganado, pero nunca me sentí totalmente victoriosa. ¿Por qué? Simple y llanamente porque en pasadas ocasiones había creído que la depresión vietnamita había llegado a su fin, pero esta no terminaba del todo.

En Vietnam, ese estado de tensión absoluta nunca desaparecía. La marea bajaba por momentos pero repentinamente volvía a subir. No podía relajarme. Debía permanecer con las botas puestas y lista para pelear. Afortunadamente, tenía unos pocos amigos vietnamitas que contaban como por cien, que me aligeraron la carga. Con ellos (ya saben quiénes son), siempre estaré profundamente agradecida.

View this post on Instagram

Al mal tiempo buena cara!!! Pese a toda la tragedia porque me paguen mi salario y me dejen renunciar en #paz en #Vietnam. Pese a los malos tratos, abusos y amenazas, hay que tener la sonrisa siempre como prioridad. . La solución llegará por sí sola 😊 . 🇬🇧 Smiling despite the bad weather!!! Despite all the tragedy because the company where I worked as English #teacher in #Hanoi doesn't want to pay me my salary and let me quit in #peace. . Despite the mistreatment and threats, smiling must be the priority. . The rest will come along😊 . #dametraveler #solotraveler #vietnamese #temple #saturday #goodvibes #instamood #red #me #traveler #instaviajeros #instagramers #smile #work #caligraphy #small #viajes #viajosola #independent #strong

A post shared by Paula Carrillo 🌏 traveler 👩 (@viejaqueviaja) on

Volvamos al paso de frontera, adonde había llegado en bus desde Hanoi. Por alguna razón, imaginé que no me dejarían pasar. Era la angustia que me provocaba Vietnam, sumada al hecho de tener un pasaporte colombiano.

Cuando el oficial consultó mi nacionalidad, no para preguntarme si llevaba drogas sino para decirle a la máquina que me hablara en español, respiré profundo. “Bienvenida a China”, balbuceó la voz robotizada.

Casi se me salen las lágrimas. Me dieron ganas de tirar las maletas al piso, arrodillarme y besar el suelo.

Quería abrazar a los desconocidos que me rodeaban, compañeros de bus, pero me contuve: en Asia hay que mantener las distancias porque el contacto físico es prácticamente un tabú, y eso ya lo tenía bien interiorizado. Pero… ¡Qué importaba que no tuviera con quién celebrar! Estaba al fin fuera de esa pesadilla…

Otro de los estereotipos de China

Otra advertencia que me habían hecho infinidad de veces era que apenas cruzara frontera, no iba a poder respirar. La contaminación era tal, que definitivamente no podría caminar sin máscara. Es decir, sería aún peor que Hanoi, donde era difícil observar el cielo azul por la capa de contaminación que cubría la ciudad.

En mi mente, cuando me hacían este millón de comentarios, pensaba: “Después de Vietnam, resisto lo que sea”. Era mi mantra, mi oración: “Después de esto, resisto lo que sea”. Y recordé cuando, antes de iniciar este viaje sin tiquete de regreso, tanta gente me decía que me iba a pasar de todo, cuando nunca habían pisado esos territorios ni viajado en solitario. Así mismo, los comentarios sobre China también venían de quienes nunca se habían atrevido a conocerla.

“Después de esto, resisto lo que sea”, repetía y repetía para mis adentros. ¿Malos tratos, contaminación? Todo lo podría superar porque, de hecho, Vietnam me hizo poderosa. Ese callo quedó, creo, para el resto de mi vida. “Después de esto, resisto lo que sea”, recuerdo ahora, meses después de haber cerrado aquel episodio.

View this post on Instagram

*ENGLISH BELOW #Halong significa Dragón🐊. Y de dónde viene el nombre? Cuenta la leyenda que hace muchos muchos años, mucho antes de que el país tuviera este nombre (por supuesto) e invasores chinos pretendieron conquistar la Bahía, un dragón y sus hijos bajaron de los cielos a defender #Vietnam 🐲 . Evitaron la conquista y además, expulsaron esmeraldas que posteriormente se convirtieron en islas 😍. . 🇬🇧 Ha Long means #dragon 🐊. And where does it come from? Well, there is a #legend : hundreds of years ago, when the country didn't even have this name, Chinese invaders tried to conquer the Bay. . A dragon with its children 🐲 came then from heaven, beat them and expelled emeralds that turned into islands. And voilà all that #beauty !!!! 😍 . #natgeotravel #neverstopexploring #ourplanet #ourtravelgram #passionpassport #places_wow #postcards #theworldshotz #theglobewander #tourtheplanet #travelandleisure #traveldudes #viajeros #beautifulseasia #vamos

A post shared by Paula Carrillo 🌏 traveler 👩 (@viejaqueviaja) on

Apenas me bajé del bus en Nanning, sur de China, corrí a comprar una SIM local, porque en esos países no hablaban mucho inglés y China no sería la excepción. Los traductores me habían salvado la vida hasta el momento, junto con una gran sonrisa y una capacidad histriónica que disfruto explotar.

Así que entré a una tienda de celulares, y pregunté por una SIM. La persona encargada me recibió muy amablemente, aunque no hablaba inglés. Con su traductor me dijo que no podían vendérselas a extranjeros. Simplemente no estaban autorizados. Le pregunté entonces cómo llegar a otra estación de buses para finalmente descansar en Guilin, mi primer destino formal en el gigante asiático.

Me lo indicó, entre traductores y señas. Debía tomar metro y luego, caminar unos pasos. “¿Cómo se dice ‘metro’ en chino?”, pregunté. Me enseñó. Cuando ya salía a caminar de nuevo, insistió: “¡Bienvenida a China!”

Verde que te quiero verde

El viaje por tierra desde Nanning a Guilin me convenció de que, en efecto, una cosa era lo que decían quienes no habían ido, y otra, la realidad. Tenía mi máscara preparada pero lo cierto era que hacía rato no veía tantos paisajes verdes.

China era muy grande como para reducir todo a la contaminación de Pekín. Inmensa, para meter a los mil millones de habitantes en esa bolsa de estereotipos de los chinos. Al llegar a Guilin y ver su paz, sus templos, sus alrededores y sus montañas de otro planeta, confirmé que, en efecto, había tomado la mejor decisión.

View this post on Instagram

*ENGLISH BELOW #Guilin es una ciudad de #China que vive, esencialmente, del #turismo. Muy verde, tranquila, llena de lagos y rodeada de montañas🏞. Fue mi primera impresión (y qué primera impresión!!) de este hermoso país😍 . No lo puedo negar, llevo menos de una semana, y estoy loca con tanto #paisaje, cultura, #belleza. Con su gente amable y divertida… y apenas es el comienzo (!) 😁😁😁 . A esta ciudad llegué después de tomar un bus por 26 USD desde #Hanoi (#Vietnam)🇻🇳, a Nanning (China)🇨🇳. . Obviamente, después de obtener mi visa tras miles de intentos (los que me siguen en las #stories de #Instagram conocen el proceso😅😅). . En Nanning agarré otro bus por 15 USD a Guilin y a eso de las 11pm estaba ya en la ciudad 🙌. . La foto es de las pagodas de la luna y el sol, sobre el lago Shan👀. Están conectadas por un túnel debajo del agua, y la del sol mide más de 40 metros👏👏👏 . 🇬🇧 Tourism is the main activity in Guilin, China. Green, calm, full of lakes and surrounded by mountains🏞. . My first impression (and what an impression!!) of this beautiful country😍. . I can't deny it… it's been less than a week and I am crazy for these landscapes, for all the beauty and culture🙃. Its people, nice and helpful… and this is just the beginning!! . This was my route: first, I took a #bus from Hanoi🇻🇳 to Nanning🇨🇳. Of course, I had obtained the visa days before in the #Vietnamese capital (those who follow me on Instagram stories know all the efforts I did to get it😅😅). . In Nanning, I took another bus for 15 USD to Guilin and I got there around 11 pm🙌. . In this pic, you can see the Sun and the Moon #pagodas. They are connected through a tunnel under the water and the tallest, the Sun pagoda, is more than 40 m tall 👏👏👏. . #travelwriter #travel #instatravel #travelgram #instago #passportready #wanderlust #ilovetravel #wanderer #wheretogo #mochilao #mochileros #reisen #voyager #borntotravel

A post shared by Paula Carrillo 🌏 traveler 👩 (@viejaqueviaja) on

Ya lo intuía desde el principio: conocer China por tierra, la China profunda, sería una sorpresa. Positiva, afortunadamente, para mi tranquilidad.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.