Las 10 COSAS MÁS RARAS del viaje de Asia a Europa por tierra

10 cosas raras

Subir sola desde Vietnam hasta Francia por tierra me dejó experiencias que difícilmente olvidaré, no solo por haber tomado una de las rutas de tren más largas del mundo, sino por las cosas raras que vi en el recorrido. Tras ver las reacciones en mis stories de Instagram de un TOP 10 de lo más bizarro de 2018, viene este post para que te prepares, si es que aún no conocías estas curiosas costumbres.

Y porque Asia es otro mundo, definitivamente, la mayoría de puestos se quedaron entre el sudeste asiático y el gigante chino. El conteo va en cuenta regresiva, por cierto, para que lo leas hasta el final.

No te quedes sin tu seguro de viajes para ir a Asia. Este buscador te muestra los mejores precios del mercado.

10. La ropa interior

Hay cosas raras y luego está esto. La verdad es que comprar ropa interior en el sudeste asiático, y específicamente en Vietnam, donde viví 8 meses, fue toda una tragedia. Demasiado pequeña, por un lado, y por otro, lo que era de mi talla, resultó taaaaan anti-sexy, que finalmente desistía al imaginar cómo se vería frente al espejo. Claro, estamos hablando de alguien acostumbrada a ver los diseños de Leonisa o referentes extranjeros tipo Victoria’s Secret, ante lo cual, los modelitos abuelescos de las tiendas de ropa interior en Hanoi eran, sencillamente, un choque cultural demasiado grande.

Estaba clarísimo que para el mercado interno vietnamita, las extranjeras éramos las más ignoradas. ¿Latinas con caderas grandes? ¿Curvas? Nada que ver. Eso por allá no existe. Al fin y al cabo, estamos hablando de extremos opuestos del mundo… de anatomía y de diseño de lencería.

Frente a semejante dilema, mi estrategia fue intentar conservar la que llevaba desde que comencé mi viaje sin tiquete de regreso, o sea seis meses atrás, a punta de lavar, lavar y… lavar. Me sorprendió no haber generado rotos en puntos clave.

9. Los andróginos de las estaciones de metro en China

Aunque los vi también en Tailandia y en otros lugares del sudeste asiático, fue en China donde me fijé más cuidadosamente en los niño-niñas de los anuncios en el transporte público. Claro, tal vez porque allí las distancias me hacían usar el metro más seguido.

k-pop corea
Estos son los andróginos que causan furor en Asia

En serio, cada vez que los veía, me cuestionaba si las mujeres realmente se sentían atraídas por semejante feminidad. ¿Cómo puede ser que algo tan banal genere tantas preguntas sociológicas y antropológicas? Es lo que pasa por mi mente cada vez que viajo: curiosidad inmensa y ganas de preguntar a lo loco… y al mismo tiempo, luchar por reprimir esas dudas: en ocasiones, las diferencias culturales no permiten soltar este tipo de inquietudes al primer conocido que aparezca.

k pop androgino
Otro de los andróginos, super estrellas del k-pop

Sobre todo cuando hablamos de culturas taaaaaan diferentes que hay muros invisibles que te impiden actuar de la misma manera que en tu tierra. Por ejemplo, en el sudeste asiático, cuando conoces a alguien, jamás lo saludarás de beso porque sería como irrespetar su espacio vital.

Así mismo, solo cuando sentí que de verdad tuve confianza con alguien pude hacer preguntas de este tipo, aunque jamás al punto de llegar al quid de la cuestión. A veces, tanto en Tailandia como en Vietnam, notaba que hacer muchas preguntas podía ser mal visto y denotaba agresividad. Así que mi solución era tomar notas mentales y buscar con papá Google, a ver qué encontraba.

Volvamos ahora a los anuncios del metro en China: ¿Quiénes son estas súper estrellas andróginas, que causan furor entre adolescentes y mujeres asiáticas?

Pues son ídolos del K-pop, el pop coreano que enloquece a medio mundo, y no solo están en anuncios de todo tipo: también los llevan de fondo de pantalla en los teléfonos celulares, en los computadores… es un fenómeno que mueve masas.

8. La sentadilla asiática

Parece fácil pero en realidad es toda una experiencia. Consiste en apoyar totalmente el pie en el suelo (nada de puntas de pie) y agacharse en sentadilla, sin caerse. Un reto de equilibrista, que muy pocos extranjeros consiguen hacer.

sentadilla asiática
Al final me volví una experta pero eso no significa que no hubiera costado!!!

La gente espera el bus así en Vietnam y en China. ¡Es decir, realmente no necesitan asientos en las paradas! Y aunque parezca que estuvieran defecando (¡je!), es algo totalmente normal para ellos. En los andenes se ven agachados, con sus sombreros típicos, mirando a la gente pasar. No hay distinción de edad ni género. Es una práctica cultural (y física) expandida por toda la zona.

7. Cabezas, cabezas… y más cabezas

China me dejó totalmente sorprendida. Desde que crucé frontera, me pareció un país increíble, con sus megalópolis y su cultura milenaria. Aunque fui muy feliz en ese mes en que subí de sur a norte por tierra, la comida fue algo con lo que, definitivamente, no pude lidiar.

En realidad y para ser sincera, puedo ahorrar mucho en hospedaje y transporte, pero odio pasar hambre y sobre todo, comer mal (cuando te sirven cosas raras, por ejemplo). Pues allá siempre fue complicado sentirme totalmente a gusto con lo que conseguía en los restaurantes. Obviamente, el idioma fue una inmensa barrera: por ponerme de intrépida, terminaba con preparaciones horribles en el plato, picantes en exceso (no puedo con eso) o llenas de grasa. A decir verdad, los únicos momentos en que disfruté comer en China fue cuando iba con chinos que había conocido en hostales o en la calle. Y eso.

En todo caso, y en este sentido, el amor de los chinos por las cabezas me llamó mucho la atención. La venta de cabezas de conejo por las calles de Chengdu no escapó a mi lente…

cabezas de conejo
Realmente no sé qué carne le pueden sacar a una cabeza, pero les encanta

Igualmente, y pese al repudio que sienten los mongoles por los chinos (hay un montón de rencillas históricas por invasiones de lado y lado), ¡a ellos también les gustan las cabezas! Aunque reconozco que las de oveja (que son las de ellos), me parecieron más impresionantes que las de animales pequeños.

cabeza de oveja en mongolia
Es un plato típico de Mongolia. La cabeza de oveja, según ellos, «tiene muchos nutrientes».

6. El «burka asiático»

burka asiatico
Esto es lo que yo llamo el «burka asiático», aunque en este caso, a la señora se le pasó taparse al pantorrilla, je!

Ya sé, ya sé, islamólogos. Este no es un burka real. Es un nombre figurado, porque fue en lo primero que pensé cuando vi por primera vez a estas mujeres en la calle, tapadas de la cabeza a los pies (aunque a la de la foto se le olvidó una parte de la pantorrilla, jejeje).

O mejor que burka, sería más ajustado llamarlo niqab, dado que dejan ver los ojos. ¡En fin! Para ellas no es cuestión de religión aunque sí de cultura. Lo hacen para que no les de el sol por ningún motivo, porque tener la piel oscura para ellas es sinónimo de ser de clase baja, o de clase trabajadora (al pasar todo el día al sol).

Por eso, se gastan un dineral en cremas cosméticas blanqueadoras, trajes de la cabeza a los pies aunque haga más de 30 grados en la calle, etc. Y esta esclavitud es solo para las mujeres, claro, porque los hombres sí pueden broncearse como les dé la gana.

¡Cabe aclarar que esto no aplica para extranjeras! Eso desde que no seas negra, por supuesto, porque en países asiáticos ni siquiera se esfuerzan por esconder el racismo.

5. La sacada de cera en la calle

cera oidos chengdu
Me pareció de lo más asqueroso…

Iba caminando por Chengdu y de repente me llamó la atención esta escena: ¡Se sacan la cera de los oídos en la calle! A veces incluso me esforzaba por entender tantas contradicciones: Tan recatados para unas cosas y tan relajados para otras… pero al final opté por no intentar comprender nada. Solo ver, aceptar y ya, sin que eso me representara un gran esfuerzo mental.

4. El chorrito

No en todos pero sí en varios países del sudeste asiático encontrarás una «manguerita» al lado del inodoro. Esa manguera emite lo que yo llamo cariñosamente «el chorrito», que es agua a presión que sirve como reemplazo del papel higiénico en algunos lugares de Tailandia y Vietnam.

¡Esto más el papel higiénico es limpieza total! Jaja
La verdad es que me terminó gustando el «chorrito».

Bueno, en Vietnam ponen más papel higiénico que en Tailandia, valga aclarar.

3. Los baños chinos

Son una letrina en el suelo. Te agachas, la usas y bajas el agua. La verdad es que es útil cuando se trata de baños públicos porque no tienes que tocar nada y los olores no son muy terribles, dado que, como dije, puedes bajar el agua. Eso sí, hay veces que no están muy bien diseñadas y salpican…

baños chinos
Son útiles cuando son baños públicos porque no tienes contacto con nada

Consejo: si definitivamente no te aguantas y quieres tener un inodoro normal, deberás pedir el baño para discapacitados.

2. Los baños de la Siberia profunda

Los baños chinos no me parecieron tan terribles, precisamente porque después conocí los baños siberianos. OMG!!!! Esos sí que eran inmundos y por eso están tan arriba en este TOP 10 de cosas raras. Me refiero a los baños rurales, que son como unas cabinas de madera.

Hay varios formatos. Unos son también letrinas, como los chinos, pero en madera y en suspensión. O sea, no cavan un hueco en el suelo sino que son unas cabinas en las que debes subir escaleras, abres la puerta y te encuentras con un hueco en madera. Miras para abajo y por supuesto ves los «regalitos» que dejaron antiguos usuarios. Eso, sin hacer énfasis en los olores, porque como no hay un hueco como tal y los desechos no están a profundidad, el «aroma» queda ahí.

Prefería hacer "donde Rosa"...
Prefería hacer «donde Rosa»…

Luego están otros baños que son como inodoros en madera. En esos (gracias al Señor) no ves para abajo, pero los olores siguen siendo terribles porque tampoco cavan hueco y aparte de eso, todo salpica la madera así que la humedad queda ahí, sin posibilidad de limpiarlo.

1. La uña larga del dedo meñique

Ay!!!! Es que cada vez que conocía a algún hombre asiático, no podía evitar mirarle las manos a ver si tenía la famosa uña larga del dedo meñique. Era como un imán para mis ojos, jajaja… ¡Asqueroso pero intrigante al mismo tiempo!

Siempre me pregunté por qué lo hacían e incluso cuestioné a los amigos que hice allí al respecto, aunque nunca obtuve una explicación clara.

De acuerdo con papá Google, sigue el mismo patrón del «niqab asiático»: la idea es mostrar que eres de clase alta y como no tienes necesidad de trabajar duro, tampoco necesitas cortarte esa uña realmente, jajaja. ¡¡¡Si alguien ha encontrado la clave, por favor que me la explique!!!

¿Agregarías extras a este TOP ten de lo más bizarro? ¡Comenta!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.