Aprender francés: ¿Cómo y para qué?

aprender frances

Cuando ya dominamos el inglés y vemos las oportunidades que se abrieron gracias a eso, usualmente pensamos en hablar otro idioma. ¿Por qué decidirse por aprender francés y cómo lograrlo? Acá te cuento mi experiencia.

¿Por qué aprender francés?

  1. No sólo se habla en Francia. Canadá, Bélgica y un montón de países africanos (ex colonias belgas o francesas) también lo consideran su lengua oficial. Si eres un viajero empedernido (o director de multinacional que cayó de casualidad por acá :D), seguro te servirá en algún momento.Además, en ex colonias del sudeste asiático (la antigua indochina francesa) también puede servirte de vez en cuando, como me pasó cuando visité Laos. Allí, sobre todo con la gente mayor, no funcionaba casi el inglés pero el francés me despejaba algunas dudas, si tenía suerte.

2. Es el idioma diplomático por excelencia, aparte del inglés. Organizaciones internacionales lo consideran una de sus lenguas oficiales, como la UNESCO y la propia ONU, el Comité Olímpico Internacional, entre otras. Si aspiras a puestos de este estilo, aprender francés es casi que una necesidad.
.
3. Estudiar en Francia es muy barato. Mi master en Relaciones Internacionales y Políticas de Seguridad de la Universidad de Toulouse 1, me costó 500 euros. ¿En qué otros países puedes hacer posgrados por este precio? Si aún no has chequeado mi post al respecto, no te lo pierdas en este link.

4. Los franceses suelen viajar mucho (y no es que hablen un inglés decente, je!!!!!), así que si viajas solo/a, como yo, y estás en un hostal donde solo hay franceses, no te quedarás como un hongo en una esquina porque no puedes hablar con nadie.

aprender frances
Los franceses viajan mucho. Si hablas el idioma, tendrás amigos asegurados en hostales por el mundo. Acá, con una familia francesa en Siberia.

¿Cómo aprender francés?

Hay varias maneras de aprender una lengua, aunque acá te voy a contar lo que me ha funcionado.

  • La app gratuita Duolingo

    aprender frances con duolingo
    Este es el logo de la app Duolingo, la panacea para aprender idiomas de forma gratuita.

    De ninguna manera reemplaza a un profesor personalizado o a las clases presenciales, pero sirve para familiarizarse con el idioma, e iniciar con palabras básicas (no solo escritas sino también habladas).  Es buena para comprender la pronunciación y tener cierta disciplina (ella misma te avisa para que le dediques un tiempo cada día, dependiendo de la meta que tu le pongas).

    Aparte, su interfaz, como un videojuego, y su sistema de pasar de nivel a nivel, con sonidos y puntos, hace que sea bastante entretenida. Aclaro: cuando empecé a estudiar francés, esta app aún no existía, pero la usé para ruso antes de tomar el tren transiberiano.

    ¿Inconvenientes? Necesitas internet, así que si no tienes datos y estás viajando, te vas a quedar estancado en algún nivel. Con la app tampoco entenderás la gramática (porque se basa en ejercicios de escucha y repetición, con muchos gráficos), aunque aprenderás vocabulario y pronunciación.

  • La Alianza Francesa

    Es la institución oficial para aprender francés, con sedes en todo el mundo, y reconocimiento internacional. Esto quiere decir que la calidad está asegurada. Sin embargo, por esto mismo, los precios de los cursos pueden ser una exageración.

    En mi caso, estudié en la Alianza Francesa de Bucaramanga (Colombia) unos 5 meses (con un precio decente), pero cuando me fui a vivir a Bogotá, la capital, tuve que dejarlo porque representaba más de la mitad de mi sueldo de entonces (estaba recién egresada de la universidad y de la carrera de Comunicación Social – Periodismo. En Colombia, eso significa morir de hambre ganar casi nada).

  • Escuelas pequeñas, no reconocidas oficialmente

    Como no podía pagar la Alianza Francesa, decidí meterme en una escuela pequeña para obligarme a estudiar constantemente (hacerlo en línea es una facilidad inmensa, pero en mi caso, carezco de la disciplina para hacerlo, así que preferí algo presencial).

    Así, aunque la escuela no me dio una certificación oficial (como sí pasa en la Alianza), pude seguir con el idioma, sin tener que pagar exageraciones ni trasladarme mucho (ya que moverse por la capital colombiana puede resultar eterno ). La escuelita pequeña quedaba al lado de mi casa de entonces.

    ATENCIÓN: Si te decides por esta opción y te preocupa el certificado, pas de problème !!! Puedes aprender francés en tu escuelita y luego presentar el examen DELF (Diploma de Estudios de Lengua Francesa) o DALF (Diploma Avanzado de Lengua Francesa), que certifica que, definitivamente, hablas el idioma.

    Para esta evaluación sí que debes inscribirte en la Alianza, pues  allí organizan el examen… pero estudiar afuera y hacer la evaluación después siempre te saldrá más barato que hacer todos los niveles en esa institución.

    Ahora, si te preocupa la diferencia en calidad, te recomiendo pasar al siguiente punto…

  • Practicar y practicar

    Estudiar idiomas no es solo tarea del profesor. El éxito está en la dedicación que le pongas. Esto implica no solo hacer los ejercicios de clase, sino también aclarar dudas en línea, y practicar mucho.

    Cuando me metí a la escuela no oficial, escuchaba radio en francés todos los días, mientras escribía en el trabajo. ¿Cuál radio (porque hay muchas, y hablan muy rápido)? Pues específicamente el Journal en Français Facile, de Radio France Internationale (RFI). Allí tienen incluso transcripciones del noticiero, por si no entiendes mucho.

    También intentaba leer diarios en francés, ver televisión francesa cuando podía, etc.

  • Hacer tándems de idiomas

    Cuando definitivamente no puedes pagar ni siquiera una escuelita pequeña, y no quieres aprender francés en línea, hay otra solución GRATIS. Síiiiii, así como lo oyes! (Exacto, no voy a dejar que te vayas de este post sin convencerte de que SÍ se puede, jajaja).

    Aunque no usé esta opción con el francés (porque ya sabía), sí la empleé para complementar el cursillo de ruso que había iniciado con Duolingo. Lo que hice fue meterme a grupos de Facebook cuando vivía en Vietnam, y proponer un intercambio: yo enseñaba español a la persona que me enseñara ruso.

    Así aprendí más cositas del idioma y, aunque no fue un curso como tal ni nada formal, sí me ayudó a entender un poco más, antes de subir de Vietnam a Rusia por tierra.

View this post on Instagram

Después de poco más de un mes recorriendo #Siberia en infinidad de formas, y llenándome de este país tan inmenso, llegó la hora de decir: пака, #россиа !!! 🙋🏽‍♀️ (paka, #Rusia!!) . Desde Mongolia, ingresé por Ulan Ude (centro-sur). Mañana, este recorrido de hospitalidad (y constantes jetlags) finalizará cuando salga de Moscú hacia Riga. . Como mi proyecto en esta segunda etapa del #viaje siempre fue por tierra, no quisiera cambiar ahora que debo empezar a acercarme a París, donde tomaré mi vuelo de regreso a #Colombia 😀. . Así, con BlaBlaCar 🚗 espero entrar a la Unión Europea y empezar a cerrar con broche de oro esta travesía de continente a continente. Deséenme suerte!!! 😶 . #iamtb #comuviajera #soyviajera #viajosola #russia #moscow #moscu #womentravelers #mochileros #backpacker #passportready #travelphotography #postcardplaces #citylife #aroundtheworldpics

A post shared by Paula Carrillo 🌏 traveler 👩 (@viejaqueviaja) on

  • Viajar a un país francófono

Cuando siento que me puedo “defender” en un idioma, voy directamente a comprobarlo. O sea, a estudiar en el país donde lo hablan, o a vivir allí por un tiempo, a ver qué tal me va. Lo considero la “graduación” de este idioma, que para mi vale más que cualquier certificación oficial.

Cuando estudiaba mi carrera en la universidad, y sentía que dominaba el inglés, fui a Estados Unidos con un programa de Work and Travel, para trabajar durante el verano. Años después, cuando me pasó lo mismo con el francés, me lancé a hacer una maestría en ese idioma en Francia (en la universidad pedían nivel B2 para ingresar).  Fue algo arriesgado porque ya eran ligas mayores (pero me gustan los retos, jé!!!).

Mentiría si dijera que fue fácil. Tuve que estudiar mucho, no solo por las teorías que allí se trataban, sino por el idioma en sí. Por eso, para quienes no quieren lanzarse directamente al vacío (mi papá dice de sí mismo “bruto pero decidido”. En mi caso, también aplica), están los cursos de idiomas.

La gente usualmente escucha de aprender inglés en el Reino Unido o Australia. Pero… ¿eso existe para el francés?

Por supuesto que sí!!!! Se puede y es posible. Por ejemplo, Education First, una empresa de enseñanza de idiomas internacionalmente reconocida, ofrece cursos de francés en París y Niza y no solo eso: también intercambios para estudiar en Francia (que son diferentes a los cursos de idiomas).

Agarrar el toro por los cuernos

Ir al país donde hablan el idioma es muy importante, porque el francés que se habla en la calle no es el mismo que aprendes en las escuelas de idiomas. Es el caso del verlan , una especie de jerga en la que ellos usan las palabras al revés y si nunca lo has escuchado, te quedas como… quoi ???

Los acentos tampoco son claros. Por eso, solo cuando te enfrentas directamente a ellos, piensas: “oh, oh”. Me pasó cuando fui a Toulouse (yo solo había escuchado el acento de París), o a Estrasburgo, con el acento alsaciano. Quedé como… “¡Plop!”

En fin, pequeñas cosas que nunca entenderás si no vas a la fuente.

¿Tienes otras estrategias para aprender francés? ¡¡¡¡Agrégalas en los comentarios!!!!

 

 

*Este artículo fue escrito en colaboración con Education First, basado en mi propia experiencia.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.