Colombia y sus millones de días festivos

Una escapadita al Parque Tayrona de vez cuando... no cae nada mal
Una escapadita al Parque Tayrona de vez cuando… no cae nada mal

Con 18 días festivos al año, los colombianos a los que nos gusta viajar, podemos hacerlo fácilmente sin necesidad de vacaciones, mientras sean estadías cortas.

¿La razón? Por la famosa ley Emiliani (por el fallecido congresista Raimundo Emiliani Román), muchos de los festivos civiles o religiosos -caigan el día que caigan- se trasladan al lunes siguiente para que empalme con el fin de semana.

Así, e increíblemente, Colombia pasó el Día de Reyes del 6 de enero (como en el resto del mundo católico), al lunes posterior. Aunque tiene lógica: aquí ni siquiera se celebra Reyes sino que es un día más para pasear.

De esta forma transcurren los festivos en Colombia, desde que entró a regir la famosa ley 51 de 1983 (aquellas épocas en que ni siquiera estaba yo en planes): Todos mirando pa’ donde es la “tavuel” el próximo puente.

Sobre todo en Bogotá, porque quien intenta irse de rumba un festivo, queda espantado con la falta de ambiente en las discotecas, o robado porque como hay tan poca gente, queda son presa fácil de los “amigos de lo ajeno” (mea culpa, siempre termino “dando papaya” ).

Entonces, pedimos un día libre antes y uno después para darnos ese lujo: tomarnos unas mini vacaciones sin gastar días de LAS VACACIONES (en mayúscula), porque esas sí van para largo.

Es como un “break” para cambiar de clima y sobrellevar el frío de la “nevera” rola. O para nosotros los provincianos, una escapadita para visitar la familia. O los amigos. O a quien se nos antoje.

En conclusión: ¡Gracias y gracias de nuevo señor Emiliani!

Deja un comentario