¿Cómo llegar a la Alta Guajira sin tour?

A las agencias les interesa mostrar que no se puede subir solo a la Alta Guajira para vender paquetes completos pero su precio se interpone como un muro (de moda por estos días) frente a las espectaculares vistas del Cabo de la Vela en La Guajira, Colombia, o las tormentas de arena de Punta Gallinas.

Vista desde la montaña de arena conocida como Pilón de Azúcar, en el Cabo de la Vela

Dependiendo de la cantidad de noches, éste oscila entre 400.000 y 600.000 pesos -con transporte, tres comidas y dormida en hamaca-, lo que puede espantar a cualquier viajero humilde, o trabajador de sol a sol impactado por el 19% de IVA con que empezó el 2017.

Incluso para quienes tengan el dinero, el desequilibrio entre el costo y el servicio recibido puede dejar un mal sabor de boca. Por eso, nuevamente me declaro enemiga del turismo all included y ferviente defensora de viajar por libre, hasta donde más se pueda.

Tomarse su tiempo con estos lugares, sin nadie acosando porque el tour se va

¿Se puede atravesar el desierto de La Guajira por libre?

Es complicado. Lo agreste del terreno impide que el transporte convencional llegue el extremo norte de Colombia. Siempre habrá que subir en camionetas 4×4. La diferencia está en que se puede negociar únicamente el transporte, y rechazar el paquete completo.

Prepárense para los saltos y la tormenta de arena si el aire acondicionado de la 4×4 no funciona!!

¿Cómo hacerlo? Desde Riohacha, capital del departamento de La Guajira, salen “colectivos” hacia el municipio de Uribia, que se autodenomina “capital indígena de Colombia”. Su población es mayoritariamente wayuu, apenas uno del centenar de pueblos nativos de Colombia.

(((PARÉNTESIS: Este es otro argumento para subir en ESAS camionetas: de Uribia para arriba es reserva indígena. Lo que significa que todo está controlado por los wayuu y ellos son los que conocen las trochas sin señalización, lo que deben decir a los niños que levantan peajes hechizos para que los dejen pasar, etc.)))

En todo el camino, hay niños a lado y lado de la carretera. Hacen “peajes” con cuerdas por las trochas para que les den algo

Los “colectivos” son vehículos informales que, en esa ruta, suelen cobrar 15.000 pesos por persona, por aproximadamente una hora de trayecto. Luego, de Uribia hay que tomar otro de estos carros piratas hacia el Cabo de la Vela y será ya en este punto donde se consigan las susodichas 4×4 hacia Punta Gallinas, el punto más al norte de Suramérica.

En el Cabo, se negocia directamente el transporte hacia arriba, un día antes de partir. A veces te pueden ofrecer bajar el costo a 120.000 pesos por el transporte (se negocia de vuelta al Cabo o directamente hasta Uribia), con un supuesto recorrido por varios lugares en Punta Gallinas: el mirador, el faro y las Dunas de Taroa, sin incluir comida ni hospedaje.

El atractivo del faro es únicamente que dice en su pared Punta Gallinas, junto con un mapa

Para bajar eso, se puede concretar únicamente el transporte hasta el hospedaje por 100.000 pesos ida y vuelta, y luego conseguir una moto por aparte (lee más abajo para más detalles). Sale por casi lo mismo pero el recorrido es más personalizado, y con la posibilidad de escoger alguno de los pocos hospedajes que están arriba.

Mi experiencia

Tomé el transporte con el recorrido a los tres puntos arriba mencionados, y me arrepentí. No por estos sitios increíbles, obviamente, sino por el hospedaje donde me dejaron.

Las Dunas de Taroa, donde las montañas de arena llevan directamente al mar. No podía dejar de sonreír!!!!

El albergue se llama Alexandra (imagino que a cambio de un porcentaje, llevan a los turistas a éste y no al otro, que se llama Ludmila). El desayuno resultó minúsculo, el almuerzo me lo sirvieron una hora después del resto – y un plato equivocado-, y en la noche, luego de que se negaran a cambiarme el plato pedido inicialmente, lo terminaron haciendo ellos mismos, por uno 5.000 pesos más caro, y sin haberlo ordenado.

En fin. Sin posibilidad de cocinar, se vuelve obligatorio comer allí, para aquellos incautos que no nos preparamos con kits de enlatados.

Cómo será la mala atención que uno de los visitantes de mi recorrido pidió que le vendieran una porción de arepa únicamente -porque traía atún – y le dijeron que no. Obviamente, para vender lo caro que preparaban en su restaurante.

Aparte, en el recorrido a los tres puntos, los conductores-guía no explicaban absolutamente nada. Con un escueto “15 minutos”, “30 minutos”, “hora y media para bañarse” resumían la visita y aunque se les preguntara de una y otra forma, no había manera de sonsacarles tres palabras.

En la Alta #Guajira, cada casta #wayuu tiene su propio cementerio: entierran a sus muertos dependiendo de las familias. Este es uno de esos lugares, frente al mirador, ya en Punta Gallinas. Hacia abajo, el lago donde se posan los flamencos en otras épocas del año. Los indígenas escogen unos sitios tan espectaculares para poner sus cementerios que a los vivos nos da hasta envidia😮😮😮 🇬🇧In La Guajira departament, the wayuu people have their own cemeteries, depending on their families. This is one of those places in the extreme north of #Colombia. In different #indigenous #cultures, they choose such amazing places for the dead ones that turn us, the alive, so jealous!! #Colombia #ColombiaTB #comuviajera #ethnic #southamerica #instadaily #photodaily #igerscolombia #viejaqueviaja #viajar #travel #traveler #nofilter #sinfiltro #travelgram #instatravel #instalike

A post shared by Vieja que viaja (@viejaqueviaja) on

¡Ni qué decir de los que no saben español! Pobres, debían interpretar sus monosílabos porque, para completar, no hablan otros idiomas, aparte del español y el wayuunaiki.

Qué lastima el mal servicio… afortunadamente, lo irreal de estos paisajes supera con creces cualquier tipo de desilusión externa.

Pero para terminar el cuento, al regreso hablé con unos franceses que no se habían quedado donde Alexandra sino donde Ludmila, porque un libro-guía de los que tanto usan los extranjeros, lo recomendaba.

Según ellos, pagaron 100.000 por el transporte y allá, otros 100.000 cada uno por la comida completa, la hamaca, y el transporte en moto hasta estos tres lugares. Estaban bastante contentos por haber escogido esta opción – y eso ya es decir cuando se trata de franceses, que tienen fama de quejarse por todo-.

Conclusión: ¡¡¡¡ Tuve la mala suerte del primíparo!!!!

Es sólo cuestión de minutos para ver el sol así cuando empieza el día, antes de irse rápido… Ese no espera a nadie! Y el atardecer igual… En el Cabo de la Vela, el sol totalmente rojo caía sobre el mar y me di cuenta cuando terminé la ducha. Entonces, volví corriendo por mi cámara pero ya se había escondido😢. Los "ahorita" colombianos no funcionan con él jejejeje. 🇬🇧The #sun gives us just some minutes to see it like this. Then, it goes away really fast and doesn't wait for anyone! The same for the sunset… In Cabo de la Vela, it was completely red and when it was gonna hide behind the incredible blue sea, I ran to take my camera -as I had just finished a shower-. With no luck, because it was already gone😢 #FelizJueves #Thursday #red #desert #Colombia #lobuenodecolombia #colombiatequiero #instago #instalike #nature #naturelover #happy #viajar #viejaqueviaja #travelgram #instatravel #photodaily #nofilter #sinfiltro #igerscolombia

A post shared by Vieja que viaja (@viejaqueviaja) on

En total, pasé una noche en el Cabo de la Vela (donde hay muchísimos hospedajes) y una en Punta Gallinas. Cada día, entre 5 y 6 de la mañana, salen las camionetas del Cabo hacia Punta Gallinas, adonde se llega unas dos horas y media después.

Se pasa la noche allí y, al día siguiente, hacia las 8 am, de nuevo parten las camionetas rumbo a Uribia.

Consejos varios

  • En Punta Gallinas la brisa en las noches es fuerte así que hay que llevar abrigo. Algunos sintieron frío pero yo, con mi sleeping bag en la hamaca, pude sobrevivir 😀
  • Llevar agua. Allá se vende pero es más cara. Por otra parte, el agua de los baños no es totalmente dulce
  • En las Dunas de Taroa es complicado -o mejor: incómodo- caminar con chanclas. Mejor unas botas tipo Brahma
  • Las cámaras fotográficas se pueden llenar de arena (el foco automático de la mía dejó de funcionar, y eso que la acababa de mandar arreglar :'( )
  • Armarse de pacieeeeencia. Las cosas van lento. Dirían en la cojta: Con suavena y su pitillo!!!

Deja un comentario